sábado, 29 de octubre de 2011

INTRODUCCION, DESARROLLO, TRANSICIÓN, CONCLUSIÓN.


LA INTRODUCCIÓN... 
En un ensayo, artículo o libro, una introducción es una sección inicial que establece el propósito y los objetivos de todo el contenido posterior del escrito. En general va seguido del cuerpo o desarrollo del tema, y de las conclusiones.
En la introducción normalmente se describe el alcance del documento, y se da una breve explicación o resumen de éste. También puede explicar algunos antecedentes que son importantes para el posterior desarrollo del tema central. Un lector al leer una introducción debería poder hacerse una idea sobre el contenido del texto, antes de comenzar su lectura propiamente dicha.

Aplicación técnica…
En artículos técnicos, la introducción generalmente incluye una o más sub-secciones estándar, como lo son el resumen o síntesis, el prefacio y los agradecimientos. Alternativamente, la sección de introducción puede ser un capítulo más del trabajo en sí, dividido en las sub-secciones anteriormente mencionadas. Cuando el libro se divide en capítulos numerados, por convención la introducción y cualquier otro asunto delante de las secciones de cuerpo o desarrollo no se enumeran (o se enumeran de manera distinta) y preceden al capítulo 1.
El concepto de introducción es independiente del contenido del documento al cual introduce. Siempre debe presentar el objeto o problema a desarrollar, ya este se trate de una especificación formal, un producto, un personaje o un ente cualquiera.

EL DESARROLLO...
Desarrollo del párrafo…

En este tipo de párrafos hay una frase que contiene la idea principal. Ésta se reafirma o niega por medio de ejemplos, explicaciones o argumentos.
La estructura del párrafo contiene una idea principal que puede ir al inicio o al final del párrafo y las frases de desarrollo de la idea principal. Éstas se relacionan entre sí por
En este caso, la idea o tesis del párrafo se muestra con ejemplos. Si tenemos que desarrollar la idea: « ¡Julio Mendoza, muerto a la edad de 90 años, es una persona para recordar! », se expresa diciendo que era un «padre afectuoso, marido fiel, trabajador serio y ciudadano empeñado en hacer el bien a la colectividad».  Desarrollo por confrontación o contraste.

En este caso el párrafo subraya la similitud y la diferencia entre objetos, términos o ideas a modo de demostración de la tesis del párrafo. Son posibles dos estructuraciones de los párrafos: por ideas enunciadas en oraciones separadas o por pares de ideas enunciadas en una misma oración. El primer caso consiste en tener separadas las dos descripciones; el segundo, en pasar de una descripción a la otra. Es preferible el segundo caso cuando son muchas las similitudes o diferencias que se analizan.
Veamos dos ejemplos de párrafos desarrollados por confrontación o contraste, el primero por ideas en oraciones separadas, el segundo por pares de ideas en una misma oración. 

En un primer impacto, Japón golpea y fascina a los americanos porque verdaderamente parece un país diferente del de ellos. Todo lo que caracteriza a Estados Unidos (la heterogeneidad racial, la amplitud del territorio, el individualismo, el ser un país nuevo) está ausente en Japón. En cambio se encuentra una población antigua y homogénea, con tradiciones que valoran la importancia del grupo y de las necesidades comunitarias. 
Mientras los americanos están orgullosos de ser informales y abiertos, los japoneses son siempre muy formales y complejos; si el tiempo tiene un gran valor para los americanos, para los japoneses el espacio es lo más importante.
  
Desarrollo por encuadramiento. 

En este caso el párrafo tiene una estructura clara que está indicada desde su comienzo, con el fin de guiar al lector. Por ejemplo:
 Tengo tres razones para estar contento: la primera es..., la segunda es..., la tercera es... 

Desarrollo cronológico.

El párrafo narrativo o cronológico está constituido por una secuencia de afirmaciones que no requieren garantía o demostración. Es típico de una noticia, una crónica o un cuento el que se expongan hechos en orden cronológico.
Pueden aparecer conexiones temporales como  después,  luego,  hace un mes,  para comenzar,  a continuación, finalmente, pero la exposición de la secuencia de hechos depende más a menudo de su posición en el texto. 

ejemplo: 

Pérez de Ayala nace en Oviedo el 9 de agosto de 1880. Lo mismo afirma Reinink, después de haber consultado los registros oficiales y habérselo confirmado el propio, escritor. En cambio, García Mercadal afirma que nació el 8 de agosto. 
[... ] De niño, Ramón vivió mucho con su ama de cría. Este recuerdo se diversifica en dos figuras entrañables de viejas criadas, Rufa y Teodora, que aparecen en A.M.D.G. y en La pata de la raposa.
A los ocho años fue enviado al colegio de jesuitas de San Zoilo, en Carrión de los Condes (Palencia). Después, pasó a completar el Bachillerato al Colegio de la Inmaculada de Gijón". 
Un caso particular de presentación de una secuencia de hechos es el que incluye los  flash-back, interrupciones en la secuencia cronológica que introducen hechos acaecidos con anterioridad, que son útiles para la comprensión. Es obviamente posible, aunque menos frecuente, interrumpir la secuencia natural para presentar hechos que sucederán a continuación. 

Otro caso de párrafo narrativo o cronológico es el que presenta un procedimiento. Procedimientos son todas aquellas secuencias de acciones que es necesario cumplir para obtener un cierto resultado; por ejemplo: la lista de todo lo que una persona debe hacer en la ciudad de México para llegar de la estación de autobuses foráneos al Zócalo, la lista de las operaciones para preparar un pastel de manzana o realizar una fotografía, o el reporte de  las acciones necesarias para obtener un determinado resultado en un experimento. La descripción correcta del procedimiento requiere no invertir el orden de sus operaciones elementales; en el primer caso, por ejemplo, no podemos invertir el orden de los autobuses o estaciones de metro a utilizar.


TRANSICION DEL PÁRRAFO...

Son cortos carentes de idea principal; éstos contribuyen a darle cohesión al texto, pues, sirven de puente o eslabón entre dos párrafos de desarrollo.
sirve para dar un cambio en el tema,  de puente para la continuación del texto o para pasar de una parte a otra. Utiliza expresiones como: en consecuencia, por lo tanto, no obstante, a pesar de lo anterior, además, por último, a continuación, etc.

Párrafos de transición: Nos sirven para dar un cambio en el tema, también sirven de puente para la continuación del texto. La palabra transición proviene del sustantivo tránsito que significa paso, pasar de una parte a otra. Estos indican que el autor va a dejar de tratar un tema, para empezar a explicar otro diferente. Te das cuenta que un párrafo es de transición, porque utiliza expresiones como las siguientes: en consecuencia, por lo tanto, no obstante, a pesar de lo anterior, además, por último, a continuación, etc.

Ejemplo:
Existen otras formas de representación más o menos semejante a los mapas conceptuales. Aludiremos brevemente a algunas de ellas. (Atkinson y Shifhio. El mapa conceptual como técnica cognitiva y su proceso de elaboración)


CONCLUSIÓN... 

se utiliza para cerrar un tema o un apartado. Es fácil detectarlo porque empieza con expresiones como las siguientes: en conclusión, en síntesis, de todo lo anterior podemos concluir que, por consiguiente y otras semejantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada